Capítulo 32. Cosas que pasan

Bueno, escribo rápido porque me tengo que ir a ver un capítulo de Flash.
La cosa es que el otro día estoy en un telo con una mina. No sé, la conocí esa noche en un bolichón medio oscuro, de mala muerte, y menos mal que de noche todos los gatos son pardos. Yo le debo haber parecido un nabo tanto como ella me resutaba indiferente. Pero los intereses comunes nos llevaron a esa habitación.
Lo paculiar del caso es que sólo quedan disponibles las temáticas. El azar nos lleva a una de superhéroes.
En un momento, mientras entramos y me voy sacando las zapatillas, levanto la vista y la veo mirando a Hulk gigante en la pared. Me dice: “¡Mirá el lomo que pegó Shrek!”.
En ese mismo momento lo sé. Al instante. Como un flechazo. Tengo que rectificar la situación. Ya no me importa nada más que esa afrenta. Quedaré como un payaso, un patán, pero esa piba va a salir diferenciando a Hulk de Shrek.
Así que agarro y le digo que Hulk es una bestia que destruye todo a su paso y que sale de Bruce Banner cuando éste se enoja. Y a medida que le digo eso, le voy haciendo la mímica. “Así, ¿ves?”, y le muestro la sequedad, la animalidad de los movimientos del Hulk. Empiezo a hacer sonidos guturales. Hasta le hago como gorila enojado que salta en el lugar y agita los brazos. Me rompo la remera como el Hulk de la serie de los 70. Me le acerco. La olisqueo. El pelo, la nariz, la boca, el cuello…
Si bien no es mi intención, está asustada. Le tiembla el cuerpo, los puños cerrados. En cuanto veo eso, me enderezo proponiéndome volver a ser el Dr. Jekyll. Pero su respiración aumenta, cada vez más rápida, más fuerte. Antes de que pueda decir algo, me baja los pantalones y me salta encima como una tigresa sobre una indefensa gacela de ojos tiernitos mientras me grita: “¡Haceme tuya, papi, que soy toda tu Fiona!”.

Imagen1248

Advertisements

Capítulo 31,5. Reporte 342

Yo sé que les interesa, no se preocupen. Acá va la actualización:
1) El film para la pantalla del celular aparentemente sólo viene “blindado”. Cuesta 350 pesos. Están locos: ¡¡alto guiso me hago con 350 pesos!!
2) Lo de esta mañana con el hisopo fue todo una falsa alarma: esta vez no se me metió ningún bicho en el oído. Tranquilos: ya pueden dormir tranquilos esta noche.
3) En un puestito de diarios vi una novedad: “El libro de las mil y una noches”. Ese título me hizo pensar lo peor, pero resultó ser una novelización del argumento de esa telenovela que no tiene nada que ver con la otra versión, ésa, la del año del pedo, con gente vieja, toda fuera de moda y fea y rara.
4) La puerca está en la pocilga y canta suavecito.

IMG_20150530_180904330